CD. OBREGÓN, SONORA MIÉRCOLES 12 DE AGOSTO DE 2020
Columna de Interés Público
por Gustavo Zamora
¿Por qué llegan tan tarde?
Gustavo Zamora | 17 de Julio de 2020

Ahora resulta que algunos de los constructores que hicieron calles y cruceros que hoy están en deplorables condiciones, buscan meter mano en el Comité de Validación para tener injerencia en autorizar y supervisar obra.

No ponemos en tela de duda que la sociedad civil y los sectores productivos a través de sus representantes deben observar todos los procesos de la construcción de obra pública, los ciudadanos debemos tener acceso a toda esa información, pero en la reunión del miércoles en CMIC hubo una participación que le bajó bastante el nivel.

Lo que, por supuesto es una buena idea, respaldada bajo un mandato legal tiene un tufo de oportunismo y hasta corrupción con personajes pertenecientes al Ayuntamiento en la administración anterior, aparte de utilizar la cercanía con quienes tomaban decisiones hicieron calles que hoy presentan evidente deterioro.

Es cosa de revisar reportes periodísticos o de Transparencia para saber de qué empresas eran socios, cuales licitaciones ganaron y el estado actual tan lamentable de esas obras.

Es muy bueno que se exija calidad y transparencia en toda obra pública que se desarrolle en Cajeme sin importar el origen de los recursos, se reconoce que los representantes de cámaras y organismos se reúnan y lo exijan, llegaron tarde, se les necesitaba desde hace tres administraciones. 

Ya que andamos en la obra pública ¿Qué tal con el paso a desnivel de la 200 y la descarga de agua de varias bocatormentas? Es insultante descubrir que la obra, esa que presumió tanto el ex alcalde Faustino Félix Chávez haya sido una tomada de pelo para los cajemenses, su secretaria estrella Silvia Jaime no tuvo la experiencia o el conocimiento para percatarse que las calles Jalisco y Sufragio eran un fiasco.

Este es el mejor ejemplo porque reúne todos los vicios, mal diagnóstico, pésima ejecución y nula coordinación con instancias federales. El paso a desnivel refleja lo que sucede en Cajeme, no se resuelven los problemas de fondo, solo se toman medidas para salir del día.

Son varias las obras, sobre todo de vialidades, donde el eslogan de campaña parecía una burla: de sentar las bases para un desarrollo sostenible, lo único constante ha sido la afectación a los cajemenses, pero no todo es malo, Dios es grande y nos protege. ¿Recuerda que fue promesa de campaña de Félix Chávez ampliar el puente de la calle California a la altura del canal? Bendita falta de recursos, imagínese cómo habría quedado esa obra con la calidad en la supervisión que había.