CD. OBREGÓN, SONORA DOMINGO 25 DE OCTUBRE DE 2020
Columna de Interés Público
por Gustavo Zamora
De Interés
Público
Proceso electoral 2021
Gustavo Zamora | 7 de Septiembre de 2020

A la hora de las elecciones los mexicanos somos muy radicales, justificable o no el disgusto y en ocasiones la animadversión hacia un grupo político nos lleva a despojarlos a priori de toda virtud o les asignamos grandes cualidades solo por nuestras corazonadas y como son nuestras, no pueden estar equivocadas.

Hoy inicia el proceso electoral que debiera, si todo sale civilizadamente bien, concluir el 6 de junio del próximo año en una elección que en Cajeme determinará quién presidirá el Ayuntamiento de este municipio atrapado hace años en la apatía y la violencia. 

A nivel estatal ya parecen estar definidas las candidaturas, el resto será solo trámite, no exento claro, de golpes bajos y batallas internas que es de todos sabido son las que más debilitan.

Por lo que hemos visto en los últimos procesos electorales del País, el Estado y la región el panorama es lastimoso, nos obligarán a elegir al que llegue con menos descrédito en su trayectoria, su persona y sus cercanos. 

Silogismos fanatizados y llenos de rencor como; si es del PRI es corrupto hasta el tuétano, si es de Morena quizá no tenga dos dedos de frente, o si representa al PAN es tan chueco como Padrés, no abonan en nada, como tampoco lo hace la división entre los mexicanos a la que se apuesta desde Palacio Nacional al lanzar frases cargadas en descalificativos a quienes critican las políticas económicas y sociales del régimen.

El partido del Presidente de la República está ocupado en su proceso interno de elegir nuevo dirigente, dirimiendo entre radicales y moderados si vale la pena apostarle al proyecto que ellos le llaman transformista -que a la fecha solo ha recrudecido la crisis económica- o construyen algo bueno para al País.

Es el último año de la administración estatal y en el partido de la Gobernadora tienen la tradición arraigada de soltar la liana para asirse de otra… solo que esta vez no hay otra. El amo y señor del tricolor mantiene un perfil bajo, ese andar de puntitas deja en la orfandad a cientos en su feudo, algunos habían hecho de la simulación en el servicio público una forma de vida.

El PRI está en estado de coma, muerto en vida, pero el priismo como tal goza de cabal salud, más vigente que nunca haciendo metástasis en otros partidos como Morena, por ejemplo, que al más puro ejemplo de los antiguos priistas utilizan recursos públicos desde sus posiciones en gobiernos para promoverse, comprar comunicadores de escasa credibilidad para adelantarse al proceso de iniciar campaña, sin éxito, por cierto.

El partido del Alcalde hace tiempo que le dio la espalda y por el bien de la administración municipal que bueno que fue así, estaríamos en peores condiciones si se hubiera cedido al chantaje de utilizar al Municipio como agencia de colocación de personas que no cumplen con los perfiles, ya suficiente tenemos con la mayoría morenista en cabildo.

Inicia el proceso electoral y los ciudadanos de bien -como usted que me lee- deben tener mayor participación incluso si no le simpatiza ningún aspirante o no comulga con los principios de ningún partido porque no se trata de ellos, se trata de su futuro y el de la comunidad, estado y nación.

Si los cajemenses tuviéramos mayor participación y presencia en la vida pública no envidiáramos a las ciudades vecinas que tienen una dinámica distinta en su crecimiento y desarrollo, en buena medida somos responsables por dejar el destino de las administraciones públicas solo a los que ganaron las elecciones y sus equipos, renunciando a nuestra obligación ciudadana de vigilar.