CD. OBREGÓN, SONORA VIERNES 25 DE SEPTIEMBRE DE 2020
Columna de Interés Público
por Gustavo Zamora
De Interés
Público
Domadores
Gustavo Zamora | 19 de Mayo de 2020

La dolorosa pérdida de Jorge Armenta nos deja un vacío para quienes lo conocimos, pocas personas en mi vida he tratado tan trabajadoras y dedicadas como él, era muy servicial y tan respetuoso y gentil con su buen trato. Nos conocimos por allá de 2008, teníamos pocas referencias uno del otro, para cuando supe que era priista ya le tenía aprecio.

Años más tarde, cuando me invitó a colaborar en sus medios recuerdo que lo pactamos con un apretón de manos y el compromiso fue que a los artículos que yo enviara no se le modificaría nada -lo cual debieron haber ignorado por mi pésimo estilo- tenía mis dudas porque con los sensible que son los gobernantes se pudieran comprometer convenios publicitarios, pero Jorge me sorprendió, antepuso su palabra y lo cumplió a cabalidad.

Hoy solo nos queda la esperanza que algún día los responsables reciban un castigo, el daño es grande por las circunstancias tan dolorosas y lo irreparable de la pérdida pues ya no tenemos entre nosotros a Jorge. Un abrazo solidario para todos sus familiares, amigos y colaboradores.

Ellos se lo pierden

Recuerdo un programa cómico hacia finales de los 80 que protagonizaban Víctor Trujillo y Ausencio Cruz, se llamaba La Caravana y el sketch más cruel pero divertido era La Pirinola, ahí un joven de camisa raída participaba con la esperanza de ganar el premio para comprarle a su abuelita enseres básicos o comida. ¡¡Lastimaaa Margaritooo!! Gritaba Johnny Latino al final del segmento pues el aspirante solo tenía una oportunidad para ganar el premio. Algo similar pasó con los créditos que ofreció el Gobierno Federal a través de Bienestar a microempresarios.

Resulta que estuvieron en el padrón de candidatos a beneficiarios, libraron los filtros, aplicaron para el programa, pero al hacerles una sola llamada no contestaron y se les canceló la posibilidad de recibir el apoyo pues la ventanilla se cerró. Parece que la apuesta es por engrosar la lista del “pueblo bueno” que de forma incondicional les agradece las dádivas que hacen llegar vía sus programas que no promueven para nada la cultura del esfuerzo y sí en cambio fomentan la mediocridad en sus habitantes.

Domadores

Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador tienen algo en común aparte de no tener un equipo que les advierta que el riesgo de seguir sus indicaciones, por supuesto que al ser grandes estadistas no se adjudican para sí el logro, sino que lo comparten generosamente con la sociedad. Tanto Enrique como Andrés Manuel son domadores.

En 2015 el ex Presidente de México en el marco de la instalación del Sistema Nacional de Transparencia dijo que se estaba “domando” la condición humana que detona la corrupción.

"El Estado mexicano y su sociedad lo que estamos haciendo es domar auténticamente a la condición humana, llevarla por nuevos caminos, estableciendo límites, controles, obligando a la apertura y a la transparencia".

El 26 de abril el Presidente anunció que se estaba domando al covid-19. “Vamos bien porque se ha podido domar la epidemia, en vez que se disparara como ha ocurrido en otras partes, aquí el crecimiento ha sido horizontal”.

Según reportes periodísticos lo único horizontal que ha crecido es la fila de las carrozas que llevan a cremar a víctimas del covid-19, la negación oficial de la realidad hace que aumente la desconfianza en las cifras que se ofrecen las autoridades de salud como las únicas válidas. Esto no va a terminar bien.