Banner
CD. OBREGÓN, SONORA LUNES 30 DE MARZO DE 2020
Columna De Interés Público
por Gustavo Zamora
Escudo protector
Gustavo Zamora | 18 de Marzo de 2020

Ya pasaron varios días del episodio y todavía muchos nos mostramos sorprendidos, las dos personas que deben mostrar más disciplina y seriedad en una etapa que nos involucra a todos los mexicanos enseñaron que no están a la altura de las crisis; el Presidente de la República y el Sub Secretario de Salud.

Ya antes de la gira-campaña del fin de semana de Andrés Manuel López Obrador existía la recomendación por parte de la Secretaría de Salud para evitar acudir a concentraciones masivas y saludar de mano, ¿qué se cree la dependencia para decirle al Presidente como debe ser su agenda y protocolo? Después de todo, al diablo las instituciones, la soberbia de López Obrador le hace pensar que las reglas aplican para todos menos para él.

El lunes el Sub secretario tuvo el comportamiento de un fanático extasiado ante su artista favorito, olvidó las décadas de preparación y toda una carrera del lado de la ciencia para en dos frases echar por la borda su credibilidad, despojó al Presidente de la vulnerabilidad de una persona de tercera edad para convertirlo en un superhombre, uno ante quien el Covid 19 estaría moralmente derrotado.

La charlatanería ha ido en aumento en las conferencias mañaneras de AMLO, el miércoles mostró a los presentes y a los miles que lo siguen en televisión unas estampitas religiosas que según él lo cuidan, es asunto suyo si confía su seguridad a esos “guardaespaldas” como él llama a las imágenes, pero hoy se requieren de profesionales en instituciones fuertes, no palabrería. 

México necesita un presidente sensato que tome las riendas del País y sea el primero en acatar las reglas, en vez de eso tenemos un político en campaña que necesita la plaza y el mitin para sentir el calor de sus devotos.

Al grito global de sálvese quien pueda en la economía, Andrés Manuel ya anunció el doble de apoyo en la siguiente ministración a las personas de la tercera edad, como si ese fuera el motor que impulsa al País. Por fortuna la mayoría de los ciudadanos y los gobiernos de estados y municipios parecen tener mayor nivel de conciencia y han tomado la situación con seriedad.

Cortina de humo

Plausible que se destinen recursos para sanitizar espacios de alta concurrencia y tránsito de personas, el martes en la Central de Autobuses se aplicó una sustancia que dicen elimina el 99.9 por ciento de los gérmenes. Ojalá también logre eliminar el fantasma de la corrupción que existe en esa paramunicipal.

O el director de la Central de Autobuses trae una mala suerte desde que inició su gestión o de plano es una persona de esas que dicen son más peligrosas si tienen iniciativa, Omar Serna está de nuevo en la conversación, pero no por los humos limpiadores en la central, sino por el aparente uso indebido de recursos materiales y humanos, su versión en este caso y los anteriores resulta inverosímil. Ahora dice que actuará contra todos que lo quieren perjudicarlo y truncar su meteórica carrera política. Suerte.

Sería altamente positivo para el Gobierno Municipal, aprovechando la coyuntura de la asepsia profunda y la mitad de la administración que el Alcalde Sergio Pablo Mariscal se sacuda a algunos colaboradores que ya llevan 18 meses generando más problemas que soluciones.