Banner
CD. OBREGÓN, SONORA MIERCOLES 16 DE OCTUBRE DE 2019
Columna De Interés Público
por Gustavo Zamora
Al son que le toquen baila
Gustavo Zamora | 3 de Octubre de 2019

Desde el Primer Informe el Alcalde de Cajeme ha destinado tiempo valioso a desmentir y a aclarar versiones que tienen como origen trascendidos o campañas dirigidas en su contra, por supuesto que hay personas que buscan descarrilar su trienio –como ha ocurrido con todos los alcaldes- pero él debe ser más inteligente y tener aplomo.

Las dos más recientes son la supuesta compra de una finca rural y ahora sus supuestos planes de contender en 2021 por la gubernatura, al cabo de un año ya podemos ver que en asuntos de comunicación el Alcalde no marca la pauta y penosamente baila al son que le toquen.

No puede darse el lujo Sergio Pablo Mariscal tener una reacción para cada chisme que se genera en redes sociales, no le alcanzaría el tiempo y dadas las condiciones del municipio se le requiere con toda su lucidez y capacidad, sin distracciones.

Lo que si puede hacer es dirigir la atención de la comunidad en temas importantes como esos proyectos para los que gestiona recursos, de toda actividad pública debiera hacernos partícipes, pero aquí falla su estrategia de comunicación.

Muy celosamente guardan la información sobre los planes para el municipio, se percibe con desconfianza que la persona encargada en seguimiento de obras pertenezca a una familia identificada con el beltronismo y todo lo que ello implica.

Ante la tempestad de la crítica el presidente municipal debe imponerse y actuar como un líder, ni debe ciscarse ante las detracciones infundadas y tampoco buscar la aprobación de sus incondicionales que lejos de darle seriedad solo abonan a la mofa de los ciudadanos.

Andan perdidos los que en el equipo de Mariscal destinan recursos públicos al pago de personas para que opinen detrás de cuentas falsas, su trabajo es tan poco profesional que es muy fácil seguirle el rastro hasta un establecimiento de la calle Hidalgo, ojalá ya se hayan dado cuenta que con esta estrategia burda no solo no avanzan sino retroceden ante los ojos de una comunidad atenta y vigilante.

Lo que pasó el lunes en la sesión de cabildo fue un espectáculo bochornoso, que lamentable es que ex servidores públicos consideren que tienen merecimientos para ocupar posiciones solo por el hecho de pertenecer a un partido político o por apoyar a determinada corriente. Con esa lógica tan pobre ahora entendemos por qué la Secretaría de Desarrollo Social ha tenido un año de mediocridad, el relevo parece no representar mayores cambios.