Banner
Banner
Ciudad Obregón, Sonora
09 de Diciembre de 2018
Columna De Interés Público
por Gustavo Zamora
Despojarse de lastres
Gustavo Zamora | 05 de Noviembre de 2018

Se lo habíamos adelantado, estos regidores que tiene el Ayuntamiento de Cajeme no se chupan el dedo. De su capacidad para organizarse, porque voluntad sí la tienen, dependerá que nos sacudamos esos convenios lesivos que pactaros las administraciones priistas.

Ojalá el Alcalde Sergio Pablo Mariscal sea también parte fundamental para acabar con la inercia que no permite avanzar a Cajeme y la forma como el Ayuntamiento trabaja. Deberá por empezar a poner orden en su equipo cercano, ese club de Tobi que se pone piedras solo.

Si bien todo es perfectible hay una lista larga de convenios, alianzas, iniciativas, concertaciones y proyectos de las últimas dos administraciones que se pueden cancelar y no solo no habrá afectaciones, sacudirse esos lastres hará más eficiente y delgado al Municipio de Cajeme.

Gustavo Almada y los ediles que integran la Comisión de Desarrollo Económico tienen ante sí la posibilidad de mover a fondo la estructura del Copreco de tal forma que de una vez por todas se justifiquen los recursos que se le inyectan.

Las cantidades millonarias que gastó de forma irresponsable el Copreco en publicidad en la administración 2015 2018 bien pueden justificar la remoción del Director, la nula llegada de empresas atribuibles a las gestiones del Copreco también.

A casi 34 meses de la toma de protesta de Regino Angulo como presidente y Francisco Obregón como director –dos personas de probada solvencia moral debo decir además de unos caballeros en su trato- el Copreco no ha cumplido su propósito, es necesaria una revisión a detalle y que más personas tomen decisiones.

Rodrigo Bours ya apuntó hacia Tecmed y busca la anulación del convenio mediante el cual el Municipio le paga 4 millones de pesos al mes a la compañía española, se trata de anular ese contrato que mes tras mes deja más endeudado a los cajemenses.

Tratándose de la afectación intereses económicos de quien sea es de esperar que el proceso no esté exento de dificultades, habrá que esperar escuchar todas las voces.

No es el único convenio cuestionable y que en buena medida hartó a los cajemenses que hablaron muy claro el 1 de julio, también está el del alumbrado público. Si a calidad de servicio vamos no hay punto de comparación entre el de Tecmed y las lámparas led y que ironía, a Optima Energía no se le adeuda un peso pues se cobra en automático del DAP, veremos si hay algún regidor que le entre al tema.

Graciela Armenta le recordó a José Guerra Beltrán que los cajemenses no están para un borrón y cuenta nueva y tiene razón, claro que sus palabras no iban dirigidas propiamente al Contralor sino al Alcalde por aquello que quieran proteger intereses ajenos a los del Municipio.

Muy temeraria la manera que se plantó el Contralor Municipal al fijar la postura ante los regidores que “no se puede molestar gente basados solamente en periodicazos”, ante la edil de Movimiento Ciudadano fue más allá, dijo que abunda la “información chatarra”, quizá se refería a la publicada en su medio, que tiene años sin contenido original y de tendencia tan priista que bien pudiera ser su gaceta electrónica oficial.

Rosendo Arrayales tiene una agenda social muy bien definida y no abraza estas causas desde que es regidor hace 50 días, tiene décadas viendo por los invisibles, aquellos quienes solo acumulan carencias, pero Arrayales Terán sabe muy bien los alcances de un gobierno municipal, en sus planes está también el combate a la corrupción y la transparencia, la de verdad, no esa que tanto cacareó la administración anterior y resultó un fiasco.