Banner
CD. OBREGÓN, SONORA VIERNES 21 DE FEBRERO DE 2020
Entre policías, aprueban envío de estados financieros al Congreso
Gustavo Zamora
13 de Febrero de 2020

CIUDAD OBREGÓN.- Si en la anterior sesión de cabildo la presencia policiaca era notoria y sin precedentes, después del grito denostativo hacia el Alcalde la presencia de uniformados y policías de civil fue exagerada, aunado a eso se solicitó un registro en la entrada donde se recabaron datos personales.

Con amabilidad pero solo con la justificación que “así se registran los invitados en todas partes” dos empleadas municipales solicitaban se apuntaran en la lista, ahí debían anotar nombre, teléfono, correo electrónico y estampar la firma, se dijo que era para tener “mayor control”.

Para ese punto los invitados ya habrían pasado frente a unos diez policías que se ubicaron en el acceso, tras el registro, ya adentro de la sala se advertía la presencia de al menos otros ocho uniformados y el personal de Seguridad Pública de civil que asiste a todos los eventos a grabar y tomar nota.

Por supuesto no faltaron los comentarios en torno a la inusual presencia policiaca en un sitio donde lo más “grave” que ha ocurrido en décadas es un grito hacia el Alcalde y descuidar con ello la vigilancia de sectores de la ciudad donde los delincuentes campean sin preocupación.

Una vez adentro y para que no quedara duda del respeto que se debe guardar, en las paredes se exhibían letreros donde se fundamentaba la petición en el Bando de Policía y Gobierno.
 
Los regidores se encontraron con la novedad que la disposición de las sillas era distinta. De haber seguido con el orden Rodrigo Bours habría quedado de espaldas a la cámara, ¿pero cómo iba alguien en campaña permanente a no salir bien en ninguno de los tiros de las tres cámaras que lleva a cabildo? Así que cambió con dos regidoras el lugar para tener mejor angulo en los videos.

La sesión de cabildo se llevó con normalidad, lo de siempre: los números están mal, así se heredó de la administración anterior, al final los de la mayoría que harían historia votaron a favor de enviar al Congreso los estados financieros del cuarto trimestre.

No perdió Sergio Pablo Mariscal la oportunidad para marcar distancia con los regidores quienes, contrario a él, poco saben de números y hacen juicios a priori.