CD. OBREGÓN, SONORA MARTES 13 DE ABRIL DE 2021
Rays motivados a dar el último paso este año
Redacción
24 de Febrero de 2021

Mientras los Rays finalizaban su primer entrenamiento con el equipo completo esta semana, el cubano Randy Arozarena caminaba a pasos largos por la línea de foul en el jardín derecho en el Campo 4 del Charlotte Sports Park, sosteniendo el bate y el guante con su mano izquierda. 

Caminando junto a la sensación de Tampa Bay de la postemporada pasada estaba el cotizado prospecto dominicano Wander Franco, con un bate en su mano izquierda y una mascarilla con el logo de los Rays cubriendo su rostro de la nariz hacia abajo.

Se trató de una imagen de la singular posición que tiene el equipo esta primavera, regresando después de haber participado en una Serie Mundial liderada por una faena ofensiva de Arozarena mientras poseen la mejor finca de todo el béisbol encabezada por el mejor prospecto de la Gran Carpa. 

Y fue un recordatorio de la mayor fortaleza de la organización, de la cual el gerente general Erik Neander hizo énfasis mientras aparecía en el dugout de casa en el complejo primaveral de los Rays por cerca de dos horas después de que Arozarena y Franco salieron del terreno juntos.

La temporada 2020 de los Rays está clasificada entre las mejores en la historia del club, con récord de 40-20 en la acortada campaña regular y el banderín del Este de la Liga Americana conquistada en la postemporada, su segundo en la historia de la franquicia. 

Lograron tantas cosas el año pasado que es imposible catalogar el 2020 como una decepción, destacó el jardinero veterano Kevin Kiermaier. A pesar de ello, se quedaron cortos del objetivo final, cayendo en la Serie Mundial en seis juegos ante los poderosos Dodgers. 

Ahora, los Rays se reportaron a los campos de entrenamiento decididos a dar ese último paso.

“Habernos quedado tan cerca de ese título nos da ese empuje, esa motivación”, manifestó Kiermaier. 

"Pienso en ello a menudo. Queríamos terminar la temporada de la mejor manera, algo que no pudimos lograr, y ahora tenemos que pensar en qué podemos hacer para mejorar como equipo, tratar de regresar a ese escenario y ganarlo todo, tenemos un equipo capaz de lograr eso y por eso es un momento bien emocionante para ser un Ray de Tampa Bay”.

El campocorto dominicano Willy Adames coincidió con dicho sentimiento durante el primer entrenamiento del club como grupo el martes y expresó el mismo nivel de confianza en las probabilidades de ganar de los Rays este año. El año pasado, Tampa Bay utilizó su derrota ante Houston en la Serie Divisional de la Liga Americana en 2019 como una motivación para llegar lejos en octubre. Ahora que han probado el Clásico de Otoño, los Rays están ansiosos por regresar de nuevo.

“A todos les encantó la experiencia ahí, y todos desean regresar y ganarlo todo”, destacó Adames. “Sé que todos tienen hambre de triunfo y desean ganarlo todo este año. En lo personal, me siento motivado por el equipo que tenemos ahora mismo”.

Sin embargo, los Rays enfrentan varias interrogantes mientras inician su defensa del título del Este de la Liga Americana. Después de que Neander detalló las áreas de fortaleza del club, el piloto Kevin Cash insistió en que lo único negativo en potencia es lo desconocido. Específicamente, es imposible determinar cómo los lanzadores y jugadores de posición lidiarán con el hecho de pasar de una temporada de 60 juegos a una de 162 encuentros.

“Con talento y profundidad, esos son factores críticos para nosotros en cualquier año y creo que este año lo serán aun más”, manifestó Neander. “El pitcheo acapara la atención y ciertamente nuestros movimientos durante el invierno estuvieron más enfocados en el pitcheo, porque ha habido más oportunidad de agregar a refuerzos en esa área que a nuestro grupo de jugadores de posición, pero tenemos que asegurarnos de que este grupo esté bien protegido ante todos los resultados inesperados que podrían darse este año”.

La mayoría del análisis en cuanto a las maniobras de los Rays este invierno se refiere a su decisión de no traer de regreso a Charlie Morton y Blake Snell, dos pilares de la rotación. En cambio, Tampa Bay apuesta por Tyler Glasnow, Ryan Yarbrough, un cuarteto de veteranos agentes libres (Chris Archer, Rich Hill, Michael Wacha y Collin McHugh) y un grupo de brazos jóvenes como Josh Fleming, el colombiano Luis Patiño y Shane McClanahan. Sí, existe bastante talento y profundidad en ese grupo, pero pocas cosas aseguradas que hace un año en estas fechas. Los Rays han dicho que evaluarán sus opciones en los entrenamientos primaverales antes de armar un plan de pitcheo.

“Erik y la gerencia, estamos todos en la misma página y entendemos que probablemente no vamos a poder reemplazar a Blake y a Charlie con otro par de brazos”, reconció Cash durante la conferencia de prensa con Neander. “Pero podríamos ser capaces de encontrar algunas maneras de reemplazar toda la producción, el valor que ellos aportan a nuestro club, con varios de ellos”.

También será una tarea más difícil para los Rays desarrollar su química característica en el clubhouse mientras arrancan un campamento de pretemporada gobernado por los protocolos de seguridad sanitaria para prevenir la propagación del COVID-19. Adames, una de las presencias más activas en el clubhouse, dijo que aún no conoce a Patiño, por ejemplo, porque ambos fueron colocados en vestidores diferentes.

Por otro lado, Cash destacó que las circunstancias inusuales de la temporada pasada podrían haber ayudado a unir más a ese grupo de jugadores. En su primera reunión con todo el equipo, realizada con todos los muchachos manteniendo su sana distancia sobre el terreno al aire libre del Charlotte Sports Park después de su primer entrenamiento con la escuadra completa, Cash y Neander hicieron sus presentaciones, hablaron de los protocolos y explicaron que “ser un buen compañero tiene que ver con cumplir con todas las medidas” de seguridad sanitaria

“Parece que todos tienen una buena actitud ahora mismo. Emocionados por encontrarse de nuevo”, indicó Cash. “Creo que todos adoptaremos una actitud similar a la que mostramos cuando nos presentamos a los entrenamientos primaverales del año pasado.

“Haremos lo mismo esta primavera, sabiendo que sólo deseamos ser un poco mejores".